Acogiendo padres y cuidadores masculinos en espacios de aprendizaje

This page is also available in: English

¿Sabía que un niño o niña con un padre involucrado tiene más probabilidades de tener un mejor desempeño en su educación?  ¡Los estudios muestran que su presencia puede conducir a un aumento de casi 1/2 año de aprendizaje académico sobre los niños/las niñas con padres menos involucrados!  A medida que nuestra cultura cambia de perspectiva y reconoce mejor el valor de la presencia y la participación de los padres en la crianza de los hijos/las hijas y las responsabilidades domésticas, nos encontramos en un punto crucial. ¿Cómo pueden nuestros programas de aprendizaje temprana conectarse mejor con los padres y cuidadores masculinos relacionados? ¿Qué significa su presencia y participación para nuestros niños/as y programas de aprendizaje temprana 

Este mes, nuestro consejo de compromiso familiar se centra en cómo nuestros programas de aprendizaje temprana pueden dar la bienvenida, valorar y trabajar intencionalmente con los padres y cuidadores masculinos. Discutimos específicamente la importancia de los padres y cuidadores masculinos en el aprendizaje y desarrollo infantil, qué desafíos existen y qué acciones podemos tomar para apoyar mejor su compromiso.  

El impacto de los padres y cuidadores masculinos en el aprendizaje temprana

¿Por qué es exactamente importante que los padres participen durante los primeros años de la vida de un/a niño/a 

Los estudios han demostrado que los padres desempeñan un papel importante en el aprendizaje temprana de sus hijos/as, particularmente al establecer ejemplos de masculinidad positiva, modelar un comportamiento socioemocional saludable, y proporcionar dirección y comfort.  

Según el artículo de Edweek,Papás moldean la educación de sus hijos de más de las que usted sabe, según los estudios,” los estudios muestran que la presencia constante de un padre es especialmente importante en los primeros años de la vida de un/a niño/a, específicamente porque los padres tienen más impacto en con los/as más pequeños/as que en los/as adolescentes. Su presencia es más fundamental durante estos años, ya que sienta las bases para el desarrollo positivo del/la niño/a   

Aquí compartimos algunas estadísticas más sobre los/as niños/as que crecen con padres involucrados: 

  • 39% más probabilidades de ganar principalmente “A’s” en la escuela 
  • 45% menos probabilidades de repetir un grado  
  • 60% menos probabilidades de ser suspendido o expulsado de la escuela  
  • 2 veces más probabilidades de ir a la universidad y encontrar un empleo estable después de la escuela secundaria 
  • 75% menos probabilidades de tener un parto en adolescencia   
  • 80% menos probabilidades de pasar tiempo en la cárcel 

¿Qué tal en los primeros años?  ¡Eche un vistazo a este gráfico a continuación para obtener más información sobre los efectos positivos de la participación de un padre en la educación temprana de sus hijos/as! 

El mundo del aprendizaje temprana: desafíos existentes para involucrar a los padres y cuidadores masculinos con programas de aprendizaje temprana  

En estos días, escuchamos más sobre padres que se disfrazan y toman té con sus hijas o aprenden a peinar, tíos recién acuñados que se regocijan y toman un papel activo en la educación de su sobrina/o, abuelos que tranquilizan a su nieto/a cuando lloran durante una situación difícil, y más hombres generalmente guían a los/as niños/as a través de la vida como modelos masculinos positivos. A medida que los hombres desempeñan un papel cada vez más importante en la vida cotidiana del hogar o como cuidadores principales, sus realidades y nuestras expectativas también deben ajustarse.  

Mientras nuestro mundo experimenta más cambios culturales en torno a la paternidad y lo que puede ser un modelo masculino saludable, se necesita algo de trabajo para actualizar y actualizar nuestro pensamiento. Al hacer esto, nuestros pensamientos y creencias se mostrarán en nuestras acciones y apoyarán cuán positiva o cálidamente damos la bienvenida a un padre, su familia y su dinámica de cuidado única.  

¡Aquí compartimos puntos de vista limitantes comunes de los padres y la crianza de los/as hijos/as lado a lado con las mentalidades actuales basadas en las fortalezas que nosotros y nuestros compañeros/as educadores/as podemos recoger 

Perspectiva tradicional

Mentalidad basada en fortalezas 

Las responsabilidades de crianza de los/as hijos/as de los padres a menudo se consideran menos difíciles e involucradas que las de las madres, como si no fueran igualmente responsables o igualmente capaces de cuidar a sus propios/as hijos/as. En algunos casos, se implica que supervisan a sus hijos/as “en ocasiones” o “a veces” en comparación con la visión cultural de las madres que generalmente a menudo supervisan a sus hijos/as Podemos comenzar asumiendo que los padres están haciendo todo lo posible y tienen conocimiento y habilidades existentes en torno a la crianza de los hijos/as. 

Considere estas situaciones, ya que a menudo reflejan nuestra inclinación hacia la comunicación con las madres/cuidadoras femeninas sin incluir también a los padres/cuidadores masculinos:  

¿Con qué padre o tutor se comunica nuestro programa cuando un/a niño/a tiene una emergencia?  

– ¿A quién se dirige en los mensajes, boletines, papeleo enviado a casa?  

Cuando se trata de decisiones importantes en torno a la trayectoria educativa de un/a niño/a, ¿ambos padres/todos los tutores involucrados están informados de la decisión?  

Nuestras palabras y acciones, por rutinarias que sean, en estas situaciones pueden comunicar involuntariamente que asumimos que los padres no están tan activamente involucrados en el bienestar y desarrollo de sus hijos/as como las madres. También podemos suponer incorrectamente que los tutores identificados, como tíos o abuelos, tienen roles más pequeños en la educación del/la niño/a pequeño/a de lo que es el caso.  

Cómo los programas de aprendizaje temprana pueden apoyar las relaciones padre-hijo/a

Con estas reflexiones e ideas clave en nuestros bolsillos, ahora podemos pasar a cómo podrían verse en acción. Explore estas siguientes dos secciones para obtener inspiración que pueda transformar la cultura y las prácticas de participación del padre de su programa.  

  • Regrese a nuestras suposiciones básicas de compromiso familiar:
    1) Todas las familias tienen fortalezas,
    2) Todas las familias están haciendo todo lo posible, dada su capacidad y realidad, y
    3) Todas las familias traen algo a la mesa.
    Es nuestro papel conocer a las familias donde están y verlas tan plenamente como podamos, reconociendo sus realidades, dones, conocimientos, experiencia y sueños.  
  • Reconozca que muchas familias han vivido por muchos retos y traumas.  Desde los roles de género típicos que discutimos anteriormente hasta el trauma histórico y racial que las familias de grupos marginados han experimentado, la pobreza, el encarcelamiento, los problemas de salud mental y física, etc., muchas, si no la mayoría, las familias experimentan muchos desafíos que a su vez afectan su ancho de banda para aparecer en nuestros programas de aprendizaje temprana de manera típica.    
  • Es nuestra responsabilidad reflexionar y desafiar nuestras ideas preconcebidas o prejuicios sobre los padres, la paternidad y las expectativas de los cuidadores masculinos.  Además de las ideas compartidas en la última sección, analiza las diferencias culturales en los roles de cuidado y las dinámicas familiares únicas (como padres solteros, padres del mismo sexo, padrastros, padres que se quedan en casa). Al igual que con cualquier familia, podemos apoyarlos mejor construyendo relaciones sólidas, conociéndolos y conociendo sus sueños, necesidades, fortalezas, etc.  
  • Reconocer las diferencias culturales en los estilos de crianza de los padres puede variar de raza, etnia y país. Diferente no es deficiente; los estilos de crianza tradicionales y estrictos como el machismo surgieron en otras generaciones y otros países por necesidad, para apoyar la supervivencia y la resistencia de una familia. De nuevo, estos son casos en los que las familias y nuestros antepasados están haciendo todo lo posible.  
  • Celebre los esfuerzos de todos los cuidadores por igual. Como hablamos anteriormente, hay momentos en que los padres/cuidadores masculinos son muy elogiados por manejar la responsabilidad de los padres que las madres/cuidadoras femeninas ya suelen hacer. Hagamos todo lo posible para ser justos.  
  • Infórmese sobre la dinámica única de cada familia.  Esto comienza con el aprendizaje sobre cada familia y quién compone su unidad familiar (padrastros/as, familia adoptiva, padres adoptivos, amigos cercanos, etc.), cómo son sus prácticas de cuidado (quién lleva y recoge, con quién pasa tiempo el niño/a, cómo son los horarios de los/as miembros/as de la familia, etc.).  
  • Verifique con las familias y haga un esfuerzo adicional para garantizar que los padres/cuidadores responsables sean parte de la conversación sobre el bienestar de sus hijos/as y el viaje de aprendizaje temprana Considere las prácticas específicas de  
    1) llamar a cada padre/tutor al programar conferencias de familia y maestro/a,  
    2) notificar al menos a 2 cuidadores cuando un/a niño/a está enfermo o lesionado (si es que es posible),  
    3) ajustar el papeleo para brindar a las familias las oportunidades de que más de 1 tutor firme las decisiones que afectan a su hijo/a 
  • Incorpore oportunidades para reconocer las fortalezas de un padre/cuidador masculino en los procesos de su programa como entrevistas de entrada, un día de celebración de padre/cuidador masculino, actividades de boletines, juntas familiares, conferencias de familia y maestros/as, etc.  
  • Haga un esfuerzo constante para conectarse con los padres y cuidadores masculinos en sus interacciones diarias. ¿Cómo puede ser esto? Por ejemplo: preguntar a los/as niños/as y padres/cuidadores masculinos sobre su tiempo compartido, lo que disfrutan hacer juntos y cómo fueron sus fines de semana/noche/mañana/vacaciones. 
  • Incluya imágenes de padres/cuidadores masculinos y niños/as en el entorno de su programa, tanto en persona como digital. Piense en las paredes de su programa, el sitio web de su programa, en el aula, en folletos, correos electrónicos y, por supuesto, muñecas/juguetes que representan figuras masculinas de diferentes tonos de piel y características faciales/físicas.  
  • Crea documentos de comunicación específico específicamente para padres y cuidadores masculinos. Llamadas telefónicas, correos electrónicos, boletines, folletos, anuncios en redes sociales, etc.; elija lo que le sirve. Especialmente considere invitarlos personalmente: ¡este esfuerzo adicional puede marcar la diferencia! 
  • Cree eventos personalizados para padres y cuidadores masculinos. Estos eventos dirigidos a padres y cuidadores masculinos son fundamentales, ya que ofrecen espacios más cómodos para su participación, lo que puede permitirles abrirse más, apoyarse mutuamente, ser voluntarios y conectarse con los/as niños/as, ofrecer sus fortalezas y voz en apoyo de nuestros programas, etc. Unos eventos potenciales incluyen: 
    • Eventos mensuales de “Pan dulce con papás,” “Meriendas con abuelos“: estos pueden ser grupos de apoyo, espacios de conversación con el personal del programa, etc.  
    • Eventos de padre/cuidador masculino e hijo/a: para jugar, apoyar la alfabetización temprana, fortalecer los hábitos matemáticos tempranos, apoyar el aprendizaje socioemocional, etc. ¡Echa un vistazo a las actividades que Sesame Street in Communities ofrece en su página de Recursos para Papás para inspirarle! 
  • Adapte nuestros mensajes, recursos y actividades para diferentes estructuras familiares. Considere a los padrastros, abuelos, tíos, etc., ¿cómo pueden nuestras ofrendas incluirlos mejor?  
  • Empodere a los padres y cuidadores masculinos para que asuman roles de liderazgo en su programa. Ya sea que tenga un programa de cuidado familiar y infantil o un programa basado en el centro, ¡esta puede ser una estrategia bastante efectiva y se adapta bien! Aquí hay algunas ideas iniciales: 
    • Pregunte sobre su conocimiento de los recursos y servicios locales y si pueden servir como enlaces con su programa, anímelos a ofrecer una actividad para niños/as que se centre en sus fortalezas/pasatiempos (como un tiempo de lectura en voz alta, música, experimentos STEM, construcción de manualidades de bricolaje), invítelos a unirse a los Consejos Asesores de Padres u otros comités de liderazgo (escuela, distrito, etc.). 

Naturalmente, considere la capacidad de sus programas y la dinámica familiar única. Sobre todo, si podemos centrar las voces de los padres/cuidadores masculinos y sus familias, sin importar cuán pequeños o grandes sean nuestros esfuerzos, entonces nuestra relación hogar-escuela florecerá.  

Cuando los/as niños/as tienen una relación fuerte, constante, de apoyo y amorosa con una figura paterna responsable, crecen para ser humanos sanos, bien adaptados y resistentes. Nuestros programas de aprendizaje temprana se encuentran en una posición fundamental para apoyar las relaciones padre-hijo/a y reforzar las interacciones con modelos masculinos positivos, particularmente en estos valiosos primeros años de la vida de un/a niño/a. Como Frederick Douglass compartió: “Es más fácil construir niños/as fuertes que reparar hombres rotos.” 

Cristina Espinoza
Family Education Coordinator, Quality Start Los Angeles

Cristina Espinoza has worked as a family and youth development professional for 7 years, including having served as a Peace Corps Volunteer as a youth development promoter in Costa Rica. In conjunction with Quality Start Los Angeles, Cristina is passionate about supporting families to feel empowered in the changing landscape of their surroundings with their children’s wellbeing at the forefront.  She is a champion of strengths-based systems and services that build resilient families and youth.