Colaborando con familias Parte 1: Colectando retroalimentación de familias para crear programas más fuertes

Read this article in English.

Muchos de nosotros hemos visto esta pandemia como un momento para reevaluar nuestro estilo de vida y nuestro trabajo. Con límites borrosos entre el trabajo y el hogar, un sentido de apoyo mutuo, comprensión, y empatía es clave para que los/as proveedores/as sigan adelante con el compromiso familiar.

A medida que continuamos explorando cómo puede ser compromiso familiar, tenemos la oportunidad de aprovechar las voces y fortalezas de familias con las que trabajamos para mejorar simultáneamente la calidad de nuestro programa y fortalecer las relaciones con familias. Cada familia tiene sus propios fondos de conocimiento. Consisten en los conocimientos y habilidades cotidianos que contribuyen al éxito general de la familia, que se transmiten de generación en generación. Este conocimiento proviene de experiencias de vida, información particularmente relevante para su ubicación, cultura, normas locales y grupos sociales. En nuestro consejo de compromiso familiar de febrero de 2020, hablamos sobre los fondos del conocimiento que tienen las familias y cómo podemos cambiar nuestra perspectiva con respecto a las formas en que las familias pueden colaborar y aportar a un programa

Este mes, nos enfocamos en cómo involucrar a las familias en el desarrollo, implementación y evaluación de los procedimientos y rutinas de nuestro programa. Profundizaremos en cómo puede verse este enfoque y cómo involucrar a las familias en cada fase.

Para tomar decisiones informadas para nuestros programas, confiamos en diferentes fuentes de información para determinar qué funciona, qué necesidades no se satisfacen y qué posibles cambios se pueden hacer. Estos datos sirven como brújula, dando dirección y propósito a nuestros cambios propuestos. Nuestros programas suelen seguir un ciclo de fases cuando realizamos estos cambios. Cubriremos cada una de estas fases en las siguientes secciones, prestando atención a cómo las colaboraciones familiares pueden funcionar en cada punto.

Fase 1: Consiguiendo data – Conociendo las perspectivas de familias

Una forma clásica en la que acostumbramos a trabajar con familias es evaluar su opinión y las necesidades de nuestro programa. Ya sea que estemos realizando encuestas rutinarias para evaluaciones anuales de las necesidades familiares, evaluación de programas o manejando una situación más específica (como procedimientos COVID-19, detalles logísticos para una celebración grupal), hay muchas opciones sobre cómo recopilar formal o informalmente este tipo de comentarios de las familias. Aquí hay algunas ideas:

  • Reuniones comunales: Estas reuniones comunales se pueden utilizar para actualizaciones de programas, anuncios, planificación, evaluaciones, etc. Son ideales para para comunicar y coordinar, como solicitar comentarios sobre aspectos específicos del programa, recopilar ideas para soluciones a los desafíos actuales u oportunidades que nuestro programa puede estar enfrentando. *En una reunión virtual, puede grabar el evento para que pueda revisar y escuchar de nuevo los comentarios compartidos para asegurarse de haberlos escuchado todos e integrarlos en los siguientes pasos, según corresponda. Esta metodología se puede combinar con grupos focales para profundizar en soluciones posibles.
  • Encuestas de formato largo: Las encuestas extensas implican muchas preguntas con más profundidad y son mejores para evaluar necesidades familiares o programas. Estos funcionan bien al a par de entrevistas familiares para fortalecer las relaciones y mejorar el apoyo familiar, especialmente para obtener una línea de base. Utilice encuestas en línea o en papel según lo que funcione mejor para su programa.
  • Grupos de enfoque o evaluaciones grupales: Los grupos de enfoque involucran a un grupo más pequeño de representantes de familias (lo mejor es de 6 a 10 personas) para tener una discusión o evaluación profunda sobre un tema o programa en particular, dirigido por un miembro del personal con preguntas preparadas. Idealmente, estos representantes de diferentes orígenes y composiciones familiares pueden crear oportunidades para conversaciones más profundas y enriquecedoras sobre la variedad de necesidades y fortalezas de la familia. Este método puede funcionar virtualmente y en persona, con las precauciones adecuadas y puede crear marcos de tiempo más accesibles para familias colaboradoras.
  • Consultas más breves: Estas maneras más breves son mejores para preguntas simples y opiniones rápidas. ¡Considere un método interactivo al comienzo de su programa de aprendizaje temprano!
    • Cajas de fichas: Son excelentes para preguntas de Sí/No, de opción múltiple y basadas en escalas. Ex. Del 1 al 5, ¿Su familia cuánto usa nuestras “Actividades de alfabetización familiar”?
    • Encuesta de respuesta corta: ¡Considere limitar la cantidad y complejidad de preguntas para una encuesta corta! Ex. Encuesta de nutrición con 5 preguntas breves que miden el interés en las actividades de EF sobre nutrición, prácticas alimenticias en el hogar, preferencia de aprendizaje, disponibilidad de reuniones (hora / día).
    • Pizarra con marcadores/pizarra con notas adhesivas: ¡Una excelente manera de organizar sesiones de lluvia de ideas para familiares que van pasando! Ex. ¡Ayúdenos a generar ideas para nuestra Noche de Cultura Familiar!

Consejos Pro

Algunos datos claves que considerar cuando preparamos estos métodos incluyen –

Usar datos puede darnos una nueva perspectiva y abrirnos los ojos a problemas más profundos de los que tal vez no fuéramos conscientes o que no pudiéramos ver sin querer.

 

Cuando les preguntamos a las familias qué piensan sobre los asuntos del programa y cómo se pueden mejorar, les comunicamos un mensaje que dice: «Valoramos lo que tiene para compartir y lo vemos como un jugador clave de este equipo». Esto no solo fortalece nuestra relación con las familias, sino que también abre más oportunidades para colaborar, como platicamos en la siguiente sección

Fase 2: ¿Ahora qué? - Involucrando familias en el diseño de procesos

Ahora que tenemos todos estos datos y retroalimentación que muestran qué aspectos del programa satisfacen y/o no satisfacen las necesidades familiares, podemos cambiar a soñar y diseñar soluciones o cambios. ¿Cómo podemos continuar involucrando familias en la conversación a medida que se procesa esta información, se reconocen las necesidades y se presentan posibles soluciones?

Aquí hay 4 estrategias para involucrar a familias colaboradoras, inspiradas por este artículo del Instituto Nacional para la Calidad de la Salud de Niños:

  1. Crea roles de colaboración familiar que son variados y flexibles.

Podemos crear roles y oportunidades dentro del programa para que los miembros de la familia, independientemente de su raza/etnia, experiencia educativa, género, discapacidad o estatus socioeconómico, participen, especialmente en formas que cuenten con su capacidad innata como padres/cuidadores primarios. Miembros de la familia pueden asumir roles diversos, como los que se comparten en el gráfico «Colaborando con familias» a continuación:

Estos son el tipo de roles que queremos tener en cada uno de nuestros programas de aprendizaje temprano para asegurar colaboraciones fuertes con familiares. Cada uno de los roles se encuentran a continuación con mayor detalle:

  • Colaboradores/as: Estos/as son miembros de la familia que por ejemplo participan en grupos focales, limpiezas de programas o participan en procesos piloto que surgen de los comentarios de las familias.
  • Tomadores/as de decisiones y electores/as: Los/as miembros de familia pueden ser representantes en los Consejos Asesores de Padres, el Consejo del Plantel Escolar y/o grupos de liderazgo de padres. Grupos como estos pueden servir como espacios para que los/as colaboradores familiares analicen los datos y comentarios de familias y, a partir de ahí, clasifiquen la prioridad y co-diseñen soluciones posibles.
  • Defensores/as y activistas/as: Los/as miembros de familia pueden liderar campañas informativas o de defensa para cambios en el programa o problemas de políticas más amplios, particularmente en entornos como reuniones del programa o reuniones de distrito.
  • Modelos: Los/as miembros de familia pueden compartir su amor por el aprendizaje ofreciéndose como voluntarios/as para leer en voz alta, acompañando a viajes o actividades, o presentando una demostración en el programa sobre su tema favorito.
  • Monitores: Cada miembro de las familias ya asume este papel para su hijo/a; se puede integrar comunicación intencional de información entre el hogar y los programas de aprendizaje temprano para apoyar mejor el aprendizaje temprano para que la familia y el educador estén en la misma página.
  • Motivadores/as: Considere a miembros de familia que pueden alentar y animar a otras familias a participar de diferentes maneras según sus fortalezas. Por ejemplo, los/as motivadores/as también pueden ofrecerse como voluntarios/as para realizar lecturas en voz alta temáticas que se centren en la imagen positiva de sí mismos (a través de temas como la herencia o la identidad emocional).
  • Partidarios/as: Miembros de la familia que se sienten involucrados en un programa, usan sus fortalezas y habilidades para apoyar su programa de aprendizaje temprano. En última instancia, esto respalda las necesidades de su propio hijo/a.

Nota: Las familias pueden ejemplificar muchos de estos roles durante su tiempo en su programa. Queremos alentar y brindar oportunidades para que las familias cumplan con estos diferentes roles de participación para garantizar que todos tengan la oportunidad de participar de una manera que se sienta cómoda y significativa.

       2. Haga que la participación sea lo más accesible y conveniente posible.

Nuestros programas pueden ser acogedores y flexibles para familiares colaboradores/as que se han inscrito a estos roles. Genere empatía y confianza desde el inicio de la relación; esto puede significar incluir actividades para romper el hielo y otras oportunidades interactivas para conocer a otros familiares, maestros, administradores, etc.

Comuníquese con los miembros familiares de manera individual (en persona o por teléfono), particularmente haciendo el esfuerzo de reconocer sus experiencias personales como valiosas. Este enfoque personalizado resalta la fe que tenemos en miembros de familias como actores clave, especialmente cuando los/as invitamos a discutir asuntos relacionados con el programa y el compromiso familiar.

En cuanto a lo conveniente, considere estas ideas:

  • Horarios de las reuniones: Organizar reuniones en persona fuera del horario laboral habitual para ayudar con las barreras de asistencia. Podemos utilizar los datos de las encuestas para programar los horarios y formatos de reunión que sean más convenientes.
  • Lugar de la reunión: En un punto relacionado, los programas y los/as colaboradores/as familiares pueden decidir si las reuniones virtuales o en persona son las más accesibles para todos/as.
  • Cuidado infantil: Proporcionar cuidado infantil durante las reuniones en persona.
  • Opciones de participación alternativas: Nuestros equipos también pueden considerar oportunidades de participación que no requieren asistencia en persona, como 1) reuniones a las que los/as miembros familiares pueden llamar, 2) encuestas y cuestionarios, y 3) ayudar a promover eventos y compartir información.
  • Comunicación y calendarios: Ya sea que estas oportunidades de participación sean en persona o remotas, nuestros programas pueden beneficiarse enormemente de avisar a los/as miembros familiares con suficiente anticipación cuando sea posible; considere un calendario de compromiso familiar compartido para proyectos específicos cubriendo varios meses. Envíe muchos recordatorios en varios formatos, incluyendo invitaciones personales. Comparta las agendas antes de los eventos, así como las preguntas clave de conversación para que miembros familiares puedan venir preparados/as.
  • Idioma/Acceso e Inclusión: Involucrar a las familias que hablan diferentes idiomas o niveles bajos de alfabetización significa que nuestros programas están mejor preparados cuando tenemos copias de documentos traducidos o visuales listos con anticipación. Dar seguimiento al comunicarse con miembros de familia colaboradores es una excelente manera de asegurarnos de que estamos en la misma página.

        3. Aprovechar los grupos comunitarios y las asociaciones existentes.

Como se mencionó anteriormente, incluir preguntas basadas en fortalezas en nuestra evaluación de necesidades permite que las familias compartan sus fondos de conocimiento. Los grupos comunitarios y las redes sociales familiares pueden abrir oportunidades para la colaboración creativa entre programas, familias y grupos comunitarios. Las familias pueden compartir información sobre qué grupos comunitarios existen, sus ofertas y reputación en apoyar familias.

        4. Empoderar las voces de las familias.

Las voces de colaboradores familiares juegan un papel integral en el éxito del compromiso familiar. Nuestros programas no solo pueden ofrecer entornos en los que se valoren sus voces, sino que también podemos ofrecer información y conocimientos previos para oportunidades de comprimiso familiar más específicas. Algunos de esos entornos incluyen:

  • Comités de liderazgo como: Comités Asesores de Padres (PAC), Comités de Currículo, Comités de Contratación, Comités de Embellecimiento, Comités de Eventos Familiares, etc.
  • Conferencias de padres y educadores/as
  • Reuniones de programa y reuniones de distrito

Nota para programas FCC: Si bien los FCCS no son centros, y es posible que no necesiten o no tengan capacidad para una variedad de comités, todavía es muy valioso colaborar con las familias para la toma de decisiones y mejoras del programa. La creación de un Comité Asesor de Padres con una estructura más flexible para apoyar la toma de decisiones, las mejores formas de satisfacer las necesidades de las nuevas familias, etc. puede funcionar para el mejor interés de todos ¡reuniéndose solo una vez al mes!

Las oportunidades de desarrollo de habilidades también pueden ayudar a los miembros de familia colaboradores a desarrollar su voz. Permitir que ellos/as elaboren una agenda de reuniones y dirijan las reuniones, llevarlos a las reuniones del distrito y brindarles oportunidades para participar en los programas de liderazgo del programa, ayudan a empoderarlos en sus capacidades como líderes.

Colaborar hombro con hombro con familias no solo enfatiza sus fortalezas, sino que también tiene el beneficio adicional de desarrollar la resiliencia de los/as miembros de esa familia; este factor protector clave es fundamental para construir familias sólidas.

Fase 3: ¡Compartiendo la noticia! – Comunicando los resultados con familias

Vamos a adelantarnos un poco; una vez que hemos colaborado con miembros familiares para implementar soluciones o cambios, ¡tenemos una oportunidad increíble de traer de vuelta la noticia a todas las familias con las que trabajamos! Incorporar resultados en nuestra comunicación con las familias no solo sirve para celebrar lo que juntos hemos trabajado para lograr, sino que también brinda transparencia a los esfuerzos del programa. Sobre todo, estos resultados destacan que se valora a las familias como compañeros/as y les escuchamos. A largo plazo, este esfuerzo por comunicar los resultados también indica a las familias menos comprometidas que pueden trabajar más de cerca con nosotros. Hay muchas razones para compartir los resultados con las familias, ¿por qué no lo haríamos nosotros? Sin embargo, mantener el impulso después de trabajar duro puede ser un desafío.

A continuación, presentamos algunos métodos accesibles para compartir los resultados de estos esfuerzos de compromiso familiar colaborativos, todos los cuales se pueden hacer tanto de manera virtual como en persona:

  • Boletines del programa
  • Anuncios en video o en vivo
  • Infografías o letreros
  • Muro de galería con subtítulos
  • Reuniones familiares
  • *Compañero/a Familiar Destacado: Este destacado presenta a un/a miembro/a de la familia que tomó un papel activo en el programa de aprendizaje temprano recientemente. Puede incluir breve información de antecedentes de un/a compañero/a de la familia, entrevistas que compartan lo que aprendieron, el apoyo que recibieron (por ejemplo, desarrollo de conocimientos, cuidado infantil, estipendio, horarios flexibles), sus aspectos favoritos de la colaboración y el compromiso de tiempo. Estos se pueden compartir en boletines, en el sitio web, en un tablón de anuncios, etc.

Mejorar nuestra comunicación sobre lo que surgió de la colaboración con las familias cambia nuestro panorama de participación familiar al decir “¡Ustedes hablaron, nosotros escuchamos!”.

Fase 4: ¿Qué funciona? Evaluaciones y sostenibilidad

Una vez que nos hemos asociado con miembros de familias en estas iniciativas de compromiso familiar, nuestros programas tienen la tarea de descubrir cómo mantener estos esfuerzos y esta cultura que da la bienvenida, invita y promueve el compromiso y el desarrollo familiar. Es posible que estemos haciendo muchas preguntas como parte de este proceso, incluso ¿qué funciona? ¿Cómo podemos seguir adelante?

De manera similar a nuestros esfuerzos iniciales de recopilación de datos antes de implementar cambios, hay formas en que nuestros programas pueden usar datos para ver realmente qué esfuerzos de compromiso familiar generaron el mayor cambio, fueron recibidos de manera más positiva y cuáles fueron menos populares o necesitan un rediseño. Muchos de los métodos compartidos en la Fase 1 se pueden utilizar para esta parte; algunas sugerencias específicas adicionales incluyen:

  • Entrevistas de cierre: Estas entrevistas se ofrecen al final del año del programa o cuando las familias están sacando a su hijo/a de un programa, para evaluar cómo cambió su experiencia y desarrollo mientras asistían. Este método proporciona información importante y puede permitirnos comprender los antecedentes de las respuestas de una familia. Esta es especialmente una gran idea para usar con familias que están saliendo después de haber estado en el programa durante años, ya que han visto cambios a más largo plazo.
  • Encuestas de cierre: Nuestros programas deben incluir preguntas adicionales sobre las encuestas de fin de año existentes para medir el conocimiento y la efectividad de los esfuerzos específicos de compromiso familiar que se tomaron ese año, con poco esfuerzo adicional en la preparación.

Muchos factores afectan la sostenibilidad de las iniciativas de compromiso familiar; muchos programas pueden comenzar por tener una comprensión clara de su visión para la compromiso familiar y la capacidad y los recursos que tienen disponibles para hacer realidad esa visión.

Capacidad del programa

A medida que los programas diseñan sus esfuerzos de compromiso familiar para asociarse con las familias, es importante que el personal del programa tenga una comprensión clara de la importancia de pasar de «los/as educadores/as tempranos sirven a las familias» a «los/as educadores/as tempranos y las familias trabajan juntos». A partir de ahí, los programas pueden garantizar que el personal:

  • Reciba capacitación sobre iniciativas de compromiso familiar
  • Se les asignen roles claros y razonables en las iniciativas de compromiso familiar.
  • Se les anime y se les apoye para involucrar a las familias (incluido el tiempo y los recursos para hacerlo)
  • Participen en el diseño y evaluación de iniciativas de compromiso familiar

Nota: Al final de día, considere lo que funciona para la capacidad y el tamaño de su programa. ¡Cada programa es diferente!

Obstáculos para el compromiso familiar

Involucrar a las familias requiere una planificación creativa para lograr los mejores resultados. Además de buscar y diseñar una variedad de roles de compromiso familiar, nuestros programas pueden hacer que la participación sea más atractiva y manejable al intentar:

  • Visitas al hogar
  • Llamadas telefónicas positivas
  • Mensajes de texto
  • Invitaciones personales
  • Buscando ideas de otros/as padres/madres/familias
  • Fortalecer de relaciones a través de actividades y conversación
  • Cuidado de niño/ass (gratis durante las reuniones u oferta con descuento por asumir ciertos roles cuando sea posible)
  • Alimentos y refrescos
  • Estipendios

Al final, las oportunidades de compromiso familiar de nuestro programa deben funcionar para todo el espectro de familias, desde los/as miembros de la familia menos involucrados hasta los/as más involucrados. ¡Podemos hacer nuestro mejor esfuerzo dentro de nuestra capacidad para que esto suceda!

Transiciones entre iniciativas de colaboración familiar

Continuar con una iniciativa de compromiso familiar mientras las familias salen de nuestro programa conlleva sus propios desafíos. Nuestros esfuerzos se centran en la creación de capacidad y la comunicación, como se muestra en las sugerencias a continuación:

  • Compartir conocimientos y comentarios: Queremos asegurarnos de que los socios familiares experimentados compartan sus conocimientos y comentarios sobre los proyectos de compromiso familiar, ya que este conocimiento compartido puede ser un comienzo eficiente e inspirador para grupos futuros.
    • Esto se puede hacer a través de encuestas de salida o entrevistas, creando una guía y/o escribiendo una carta para la próxima ronda de socios familiares.
  • Capacitación: Cuando sea posible, tener socios familiares experimentados capacitar a los socios familiares más nuevos no solo puede ser útil, sino que también afirma su valor y experiencia.
  • Aprovechar las redes: A medida que los socios familiares están terminando su colaboración, podemos trabajar con ellos/as para identificar, reclutar y llegar a otras familias que puedan ser adecuadas para estos roles.

Una vez que nuestras iniciativas de compromiso familiar completen el círculo en estas fases, ¡continuamos el ciclo! Este proceso continuo está diseñado no solo para fortalecer nuestra cultura e iniciativas de compromiso familiar, sino también nuestros programas. Este tipo de diseño colaborativo que valora e incorpora las perspectivas de la familia y del programa sienta una base sólida para que tanto nuestros programas como las familias logren nuestro objetivo común: formar familias fuertes.

Cristina Espinoza
Coordinadora de educación familiar, Quality Start Los Angeles

Cristina Espinoza ha trabajado como profesional en desarrollo familiar y juvenil por 5 años, incluyendo su servicio como voluntaria de Cuerpo de Paz en el rol de promotora de desarrollo juvenil en Costa Rica. Junto con Quality Start Los ángeles, Cristina se apasiona en apoyar a familias para que se sientan empoderadas en el panorama cambiante de sus alrededores – con el bienestar de su(s) hijo/a(s) al frente. Ella impulsa sistemas y servicios basados en fortalezas que crecen la resiliencia de familias y jóvenes.