Creación de prácticas de compromiso familiar más conscientes

Creación de prácticas de compromiso familiar más conscientes

Al comenzar este nuevo año, nos encontramos agotados por la carga emocional que trajo el 2020. Una pandemia, retos financieros, distanciamiento social, unas elecciones difíciles, un ajuste de cuentas racial... fue un año duro, como mínimo. Sin embargo, a pesar de los desafíos, o posiblemente como resultado de ellos, también se produjeron muchos cambios positivos, como la creación de comunidades creativas y un mayor sentido de la compasión universal. Mientras todos tratamos de gestionar los altibajos de esta prolongada crisis y el estrés, buscamos formas de encontrar el equilibrio y conseguir una sensación de paz y normalidad, durante unos minutos o unas horas, en medio de las tensiones cotidianas. Aquí es donde el mindfulness puede ayudarnos a nosotros y a las familias a las que servimos

La búsqueda de la mejor manera de gestionar estos desafíos es lo que ha inspirado una nueva serie de publicaciones sobre el compromiso familiar relacionadas con atención informada sobre el trauma. Trauma es el resultado de la exposición a un incidente o una serie de acontecimientos que son emocionalmente perturbadores o que ponen en peligro la vida, con efectos adversos duraderos en el bienestar mental, físico, social, emocional y/o espiritual del individuo. Cuidados con conocimiento de los traumas entiende y considera la naturaleza omnipresente del trauma y promueve entornos de curación y recuperación en lugar de aquellos que pueden volver a traumatizar involuntariamente.

El factor más importante para reducir los efectos del trauma es que los niños y las familias cuenten con adultos cariñosos, solidarios y alentadores que los apoyen en momentos de necesidad. Como profesionales de la primera infancia, tenemos el poder de ser los cuidadores y educadores cariñosos, seguros y constantes que nuestras familias necesitan.

Cada consejo que compartamos en esta serie destacará una práctica particular informada sobre el trauma. Este mes, nos centramos en cómo podemos llevar la atención plena a nosotros mismos y a nuestras prácticas de participación familiar como una herramienta para apoyar las prácticas informadas por el trauma.

¿Qué es el Mindfulness?

La atención plena se define como la toma de conciencia en cada momento de los pensamientos, los sentimientos, las sensaciones corporales y el entorno que nos rodea, y se caracteriza principalmente por la "aceptación", es decir, por prestaratención a los pensamientos y sentimientos sin tratar de determinar si son "correctos o incorrectos".

Estos son algunos de los términos más utilizados cuando se habla de mindfulness. Es posible que los veas a lo largo del resto de este consejo.

  • Conciencia interna - También conocido como autoconciencia. Describe la claridad con la que comprendemos nuestros propios valores, pasiones, aspiraciones, la adecuación a nuestro entorno, las reacciones (incluidos los pensamientos, los sentimientos, los comportamientos, los puntos fuertes y las debilidades) y el impacto en los demás.
  • Práctica de conciencia interna - un ejercicio, hábito o actividad que nos ayude a conectar con nuestro mundo interior, dedicando tiempo a reconocer, reflexionar y/o experimentar. Estas prácticas están relacionadas con la mejora de la salud emocional, mental y física, así como con el aumento del éxito en nuestras funciones profesionales. He aquí algunas prácticas que podemos utilizar para nosotros mismos.
  • Espacio de almacenamiento - una práctica de empatía y compasión que nos ayuda a dejar de lado nuestras necesidades y opiniones y permitir que alguien simplemente sea y comparta sus sentimientos. Esto nos permite crear un entorno seguro para los demás. Honra cualquier emoción negativa (por ejemplo, tristeza, ira, miedo) haciendo saber a la otra persona que el hecho de compartirla es un signo de fuerza y valor. Mira esto artículo para más información.
    Para las familias, dedicar tiempo a honrar y reconocer lo que están viviendo puede ser muy valioso.A muchos de nosotros nos parece una tarea desalentadora dedicar tiempo durante el día a detenernos y prestar atención cuando hay tantas otras cosas que hacer, como dirigir un aula o un programa lleno de niños pequeños. Sin embargo, no tiene por qué ser así. Dedicar tiempo a introducir la atención plena en nuestras vidas puede ser tan simple como:
  • Establecer una intención para el día(¿Qué quieres lograr? ¿Cómo quieres ser?)
  • Una meditación de 5 minutos sobre la respiración
  • 10 minutos de Yoga
  • Estar presentes, respirar profundamente y animarnos mientras conducimos
  • Comer con los 5 sentidos en sintonía con la experiencia y las reacciones de nuestro cuerpo

Con agendas y vidas muy ocupadas, podemos encontrarnos moviéndonos con el piloto automático y centrándonos en completar nuestras responsabilidades, solucionando los problemas que puedan surgir. Cuando introducimos la atención plena en nuestras vidas, conectamos con nuestro presente una vez más y mantenemos un espacio para nosotros mismos, donde podemos reconocer y gestionar las emociones que surgen. Cuando nuestra copa está llena, podemos comprometernos más plenamente con las familias, especialmente con aquellas que han experimentado traumas. Estas interacciones con las familias, ya sean virtuales o presenciales, pueden servir como espacios saludables para que las familias se sientan seguras, bajen el ritmo y tomen conciencia de sí mismas y de su entorno.

Estrategias de atención plena

He aquí algunas estrategias para empezar a utilizar prácticas de atención plena en nuestra propia vida y en las interacciones con las familias:

  • Escuchar activamente -prestar atención al lenguaje verbal y corporal que expresan las familias; escuchar con el objetivo de comprender, no de responder
  • Estar presente - utilizar nuestro lenguaje corporal, como un buen contacto visual y una buena postura, mientras hacemos una pausa en otras tareas y dejamos de distraernos, para asimilar plenamente las conversaciones
  • Utilice el poder de la observación - Conecte con las familias observando y narrando objetivamente lo que ve en su comportamiento y lenguaje. Este enfoque puede tener resultados enriquecedores y afirmativos cuando destacamos los puntos fuertes que el niño y la familia nos muestran en sus acciones, palabras, sentimientos y lenguaje corporal. (Véase el recuadro para más detalles)
  • Mantener el espacio para lo que está ocurriendo y las emociones resultantes a través de una conversación abierta en un entorno cómodo. ¿Qué está experimentando la familia? ¿Cómo se siente la familia?
    • En particular, identifique las emociones "negativas" -tristeza, ira, frustración, etc. - y destacar que sentir y expresar estas emociones no hace que una persona sea débil. En todo caso, se necesita valor y fuerza para abrirse y expresar esas emociones, especialmente cuando nuestra sociedad puede promover a menudo la idea de que luchar es un signo de fracaso. Este puede ser un mensaje increíblemente poderoso para las familias.
  • Utilizar prácticas de concienciación interna - se pueden hacer de forma individual, en pareja o en grupo. Podemos ofrecer estas prácticas en persona o virtualmente; especialmente utilizando opciones como Zoom, YouTube, etc. En esta época de distanciamiento social, también podemos adaptar estas prácticas para entornos presenciales; cada individuo puede separarse más de dos metros mientras lleva una máscara y se siente parte de la práctica. Estas prácticas pueden ayudarnos a entrar en sintonía con nuestros pensamientos, sensaciones y emociones. Algunas prácticas son:
    • Ejercicios de conexión a tierra y orientación: utilizar nuestros sentidos para ayudarnos a sentirnos tranquilos, asentados y concentrados
    • Prácticas de respiración: la atención centrada en la respiración nos devuelve al momento presente
    • Gratitud y alegría: hacer una lista de lo que nos produce alegría o aprecio crea un cambio positivo en nuestra mentalidad
    • Jugar: los juegos con adultos y/o niños nos dan energía y aportan alegría y ligereza a nuestros entornos compartidos

Utilizar el poder de la observación:

Esta herramienta se centra en frenar y conectar con las familias a través del comportamiento del niño.

1) Observar - ¿Qué está haciendo el niño? ¿Qué expresiones faciales podemos ver?
2) Narra - Describe lo que ves utilizando detalles y omitiendo opiniones.
3) Pausa para la respuesta de la familia - Dedica un momento a que la familia reflexione, se sienta observada o simplemente reaccione ante lo que ve y oye sobre su hijo.

Consulta más ejemplos de ejercicios de mindfulness para familias aquí. Si prefieres un vídeo, ¡aquí tienes uno con ejercicios de mindfulness para familias!

¿Por qué es importante el mindfulness?

La atención plena ha demostrado ser un enfoque valioso para reducir los síntomas del trauma. Como comparte el Dr. Jason Linder aquí, la esencia del trauma no se basa en el aquí y el ahora, sino que nos mantiene atrapados en el pasado o temiendo constantemente el futuro. Practicando la atención plena, los que hemos experimentado un trauma podemos cambiar nuestra perspectiva de vuelta a nuestro presente y sanar de las experiencias pasadas. Algunos de los beneficios específicos de la práctica de la atención plena son el aumento de la capacidad de concentración y la disminución del estrés y la ansiedad, todo lo cual puede ayudar a reducir los síntomas relacionados con el trauma.

Mindfulness como recurso para mejorar el compromiso familiar

Cuando nos tomamos el tiempo para aprender a incorporar la atención plena en nuestras propias rutinas diarias, somos capaces de entender mejor cómo las prácticas más conscientes podrían mejorar nuestras interacciones con los demás, incluidas nuestras propias familias, compañeros de trabajo y las familias a las que servimos. A medida que tratamos de construir nuestra cultura de compromiso familiar en un enfoque basado en la fuerza, guiado por el Fortalecimiento de las Familias Factores de Protección, hay conexiones naturales entre Mindfulness y dos factores clave: La resiliencia parental y el desarrollo socioemocional de los niños.

Para obtener una visión general de los factores de protección de Strengthening Families, consulte nuestro consejo sobre participación familiar de mayo de 2020.

Mindfulness y resiliencia parental

Las familias a las que atendemos se las arreglan como pueden, saliendo adelante en estos tiempos sin precedentes. Al igual que nosotros, es imposible evitar que las fuertes emociones asociadas a los factores estresantes cotidianos se desborden de forma que los niños puedan notarlo y sentirse afectados. Como parte del sistema de apoyo familiar, nuestras relaciones receptivas y la demostración de prácticas de atención plena con las familias pueden ayudar a construir relaciones seguras y de confianza que pueden proteger a los niños del estrés y apoyar la capacidad de las familias para ser resistentes ante los desafíos. Dos estupendas actividades de atención plena para las familias son (1) expresar gratitud antes de una comida y (2) explorar los sentidos, donde los miembros de la familia sintonizan con los cinco sentidos mientras comen, juegan, pasean, etc.; asimilando lo que ven, huelen, tocan, saborean y oyen. Estos son dos ejemplos de ejercicios de atención plena que ayudan a las familias a reconocer y gestionar sus emociones para que puedan ser resilientes a la hora de enfrentarse a los retos. Las técnicas de atención plena que compartimos con las familias formal e informalmente les ayudarán a utilizarlas en el futuro y mejorarán nuestras relaciones con las personas a las que atendemos.

Mindfulness como clave para el desarrollo socioemocional

Incorporar y demostrar estrategias de atención plena cuando nos relacionamos con las familias también nos ayuda a apoyarlas con otro Factor de Protección de las Familias Fortalecidas: el desarrollo social y emocional de sus hijos. Cuando los niños ven que tenemos una relación de confianza y positiva con los miembros adultos de su familia, les indicamos que pueden sentirse seguros confiando y relacionándose con sus educadores tempranos, abriendo así la puerta a recibir apoyo para identificar, etiquetar y comprender mejor sus emociones. Cuando modelamos la atención plena con las familias, al mismo tiempo modelamos la regulación socioemocional mostrando cómo reducir la velocidad, tomar conciencia de nuestras emociones y utilizar técnicas para gestionar las emociones desafiantes.

Oportunidades para integrar la atención plena en las interacciones entre el personal y las familias

Introducir el mindfulness en las reuniones de personal puede influir positivamente en la cultura de un programa, hasta el punto de reducir el estrés personal y laboral y mejorar los vínculos entre el personal. Esto también puede tener un efecto positivo en las interacciones entre la familia y el personal. Como hemos cubierto en consejos anteriores de compromiso familiar en 2019 y 2020, modelar e incorporar prácticas en todo el programa tanto con el personal como con las familias a través de procesos paralelos puede crear impactos más grandes y duraderos.

He aquí algunos ejemplos de cómo programas de distintos tamaños pueden integrar mindfulness en las interacciones existentes entre el personal y las familias:

Al modelar estos comportamientos, la dirección del centro está diciendo al personal y a las familias que está bien cuidarse en el trabajo y cuando se está en casa cuidando a los niños. Considere lo que su programa y su personal pueden implementar cómodamente con sus familias.

Dado que nuestro trabajo nos hace muy conscientes de los traumas y los retos a los que se enfrentan regularmente las familias, también tenemos el poder de incorporar este tipo de prácticas de atención plena y sanación en nuestro trabajo de apoyo a las personas a las que servimos. El uso de técnicas de atención plena nos ayuda a reducir la velocidad y a ayudar a las familias a suavizar las asperezas de las dificultades de la vida y las emociones que se derivan de ellas.

Consulte los siguientes enlaces para obtener más información y excelentes recursos.